Delicias Francesas

Imprimir
PDF

emplea toda su imaginación para lograr crepes de los más variados sabores.

 

 

 

 

 

 

 

La Creperie Patrick es uno de los mejores restaurantes del Callejón de Huaylas. Ofrece una carta variada y productos caseros

Hace más de 20 años un francés, amante de la buena mesa como todos, llegó al Perú y se enamoró. No solo de nuestra comida, nuestra cultura y nuestros paisajes, sino de una mujer. Por amor a ella se estableció en Huaraz. Por amor a la gastronomía abrió la hoy famosa Creperie Patrick, donde inevitablemente va a parar todo visitante a la ciudad de los nevados.

"Yo en Francia me dedicaba a otras cosas, tenía negocios y era técnico de maquinarias. Pero desde chico me encantó cocinar y cuando llegué a Huaraz, en el 83, me di cuenta de que no había restaurantes, solo pizzerías. Con el turismo que llega acá me pareció que sería buena idea abrir uno y me decidí por una crepería. Como los peruanos no conocían mucho de crepes, amplié la carta a otras posibilidades, pero hoy lo que más sale, entre locales, peruanos y extranjeros, son los crepes".

En múltiples combinaciones, ya sean salados o dulces, los crepes de Patrick Bertrand son una absoluta delicia. Y si además de los crepes desea probar otros platos, puede optar por sus carnes a la parrilla, un maravilloso raclette de queso de la región, fondue de carne (también hay de chocolate, por supuesto), conejo al vino, pollo a la frambuesa, alpaca con salsa bourguignon y trucha con salsa d'echalotes.

Leer más...

Hechos en casa

Imprimir
PDF

emplea toda su imaginación para lograr crepes de los más variados sabores.

 

 

 

 

 

 

 

Como todo chef experto y amante de ese aspecto lúdico y creativo que tiene la cocina, Patrick se dedica a experimentar constantemente con productos de la región. Así, el queso serrano está presente en varias recetas y en sus platos se encuentran champiñones que él mismo recoge en el bosque cuando llueve, y su mostaza es hecha en casa con semillas silvestres. Esa misma mostaza tipo Dijon, luego de saborearla en el local, puede llevársela a casa en coquetos frascos a la francesa. También hay granola hecha en casa, mermelada de sachatomate y de aguaymanto y varios productos de la nueva pasión del francés: los destilados. Hay licor de frambuesa, de manzana y, por supuesto, de coca. "Siempre tenía aquí mis macerados y los turistas me pedían probarlos, así que decidí envasarlos y ahora se venden muchísimo", detalla Patrick.

Articulo de El Comercio - 29/08/2006 - Turismo Gastronómic

Leer más...